domingo, 22 de abril de 2018

Los callizos de San Juan del Hospital (II).

Por la calle del Mar.

A finales del siglo XVI se mostró un sentimiento de rechazo hacia los judios en los reinos de la península ibérica. En 1388 se iniciaron los ataques a edificios hebreos en toda la zona de Andalucía, con la muerte del arzobispo de Sevilla se dio orden de destruir todas las Sinagogas de Sevilla en 1390, siguiendo un año después el asalto a la judería con robos, incendios y asesinatos. El problema judío corrió como la pólvora en toda la península.

La primera zona del reino de Aragón que atacó su judería fue Valencia, el 9 de julio de 1391. El crecimiento continuo del barrio había llegado hasta el portal de Xerea y las calles Chritofol Soler y calle Cabateria.

Sección del plano de 1238.

A principios del siglo XV el camino entre el centro de Valencia y el puerto se hacía por el portal de Xerea, uno de los que conformaban el recinto de la judería valenciana. Tras el asalto se empezó a realizar obras con la intención de borrar los desgraciados sucesos en la Judería.

En la zona de las calles Christofol Soler y Cabateria (hoy parte de la calle del Mar) se encontraba el complejo de los Caballeros del la Orden del Hospital. Fueron de los pocos que prestaron ayuda a los habitantes del barrio judío intentando calmar a la muchedumbre que estaban apoyados por otra Orden Militar.

 Caballeros cruzados de la Orden del Hospital (hoy Orden de Malta).

En el ataque al barrio surgió una Imagen de San Cristóbal, según cuentan los judíos intentaron destruirla porque estaba junto a la sinagoga de la calle del Mar (P. Esclapés). Tiempo después del ataque la Sinagoga ésta se transformó en el convento de San Cristóbal con portada a la calle del Mar. 

 1861. Tejado del desparecido covento de San Cristóbal en la calle del Mar. Sauller y Ferrier.

El portal de Xerea, que iniciaba el camino al mar, se derribó para construir uno nuevo que daba paso al palacio del Real y la huerta, con cimientos de piedra y piso de madera, que se hundió con la llegada del emperador Carlos I por el peso de la gente, en 1599 se construyó uno nuevo frente al palacio (actual puente del Real) para la boda de Felipe III y Dña. Margarita de Austria, en él existen restos de la puerta de Xerea. (Diario de Valencia).

Puente y portal del Real, hoy existe una réplica en la plaza Porta de la Mar.

En la calle Cabateria se hallaba la entrada norte del convento de San Cristóbal y frente a ella estaba el callizo del mismo nombre, más tarde renombrado como plaza y que todavía podemos ver hoy en día. Formó parte de la desaparecida calle de Micer Johan Davella, al igual que el callizo del Milagro que ya comenté en la primera parte.

 Planos de Mancelli y Tosca donde se observa la plaza

Antigua plaza de San Cristóbal hoy, en la calle del Mar y junto al palacio de Valeriola en proceso de recuperación.

Grabado del S. XVIII donde se ve la plaza y el palacio.

En la parte este del palacio, y antes de su construcción, existía otro de los callizos desaparecidos y del que queda algún vestigio, el callizo del Cristo de las Penas. 

Plano de Tosca con el callizo.

El callizo del Cristo de las Penas debía su nombre a un pequeño altar que había en él, dicho callizo existió hasta que enagenado el terrenos por el Ayuntamiento, se embebió en la construcción del nº 1 de la plaza de la Congregación (hoy San Vicente Ferrer), Marqués de Cruilles. El edificio pertenece actualmente a la Diputación Provincial.

Cementerio medieval de S. Juan del Hospital donde se ve a la izquierda un trozo de pared que daba al callizo.

La Cofradía del Cristo de las Penas hacía su procesión en Jueves Santo y salían por el callejón de los huertecillos hasta la calle del Mar. Pasqual Esclapes 1738.

Restos del callizo en una vista aérea de Google.

El callizo desembocaba junto al horno de la esquina que daba a la calle del Mar, Vicente Boix.

Santísimo Cristo de la Penas.




Seguiremos con los callizos en una tercera y última parte.


sábado, 3 de marzo de 2018

Los callizos de San Juan del Hospital (I)




Si alguien da la vuelta a la manzana que oculta la iglesia de San Juan del Hospital, no se dará cuenta que en ella existen cuatro calles o callizos invisibles, solamente la rinconada de la calle del Mar está a la vista.



La historia de estas calles la iniciamos en la actual calle del Milagro. La calle tenía el nombre de la Confradia de la V. Maria de la Seu como indica en el plano del padre Tosca.

 Plano Padre Tosca 1704.

La calle no llegaba a la actual calle Trinquete de Caballeros, sólo llegaba junto al callizo, y  unido al grupo de la Iglesia de San Juan de Malta (hoy del Hospital), la actual sede de Lo Rat Penat, entonces era la Casa de Encomienda de los Hospitalarios.

 Sede de Lo Rat Penat.

Cuando se abrió la calle hasta Xepolella (hoy Trinquete de Caballeros) se denomínó al nuevo tramo como calle Nou de Sto. Tomas, quedando en su inicio la calle Micer Johan Davella, y llegaba hasta la Cantonada del Fossar de S. Johan, frente a la Sinagoga de la calle del Mar, como la denominó Esclapés, reconvertida en convento de San Cristobal. .

Tras el asalto al barrio judío, hubo grandes reformas del barrio llegando también a la calle de Micer Johan Davella dividida en tres tramos y uno de ellos fue el callizo del Milagro por dar a la calle del mismo nombre (unión de las antiguas Nou de Sto Tomas y Confradia de la V. Maria de la Seu.

 
El callizo del Milagro era uno de los tres accesos a la puerta norte de la iglesia de San Juan. 1608.

Puerta norte.


El 29 de abril de 1890 se ordena el replanteo del corral de la casa de la calle del Milagro a Trinquete Caballeros cediendo 93 palmos a beneficio público, pagando 3 reales de vellón por palmo, para mejorar la del Milagro.

Fachada del horno y corral en 1850. A.H.M.

El 13 de febrero de 1843 se ordena el cierre de algunos callizos de la ciudad entre ellos el callizo del Milagro, otros fueron vendidos. El motivo era para evitar escándalos contra la moral y que gente mal intencionada los utilice como abrigo. Se colocarán puertas que permanecerán abiertas durante el día para facilitar el libre tránsito y cerrarse al anochecer. La iglesia de San Juan del Hospital cerró el callizo del Milagro.

Puerta de la calle del Milagro que daba acceso a la iglesia desde dicha calle.

El callizo del Milagro, aún se puede ver en la parte interior del patio norte, que permanece oculta a la vista de la gente.


domingo, 29 de octubre de 2017

Escuela de Flechas Navales.


En el antiguo barrio de Cantarranas todavía existe un tramo solitario de una acera que en su tiempo rodeaba un gran edificio educativo, más tarde transformado en instituto.

Calle Ingeniero Manuel Soto. 2017.


Chalet Blasco Ibáñez. La Provincias.

En 1942 inician los curso los Flechas Navales en, un edificio incautado y reformado para escuela, el chalet de la Malvarrosa de D. Vicente Blasco Ibáñez. La escuela estuvo hasta 1957, tras la riada se trasladaron provisionalmente a un centro de Ruzafa, que se cerró debido a los graves problemas del edificio, que ya tuvo problemas de cimentación durante su construcción. Después ya fue un total abandono con la desaparición de materiales y objetos decorativos y transformación del interior.


En 1980, los herederos lo vendieron al Ayuntamiento y en los 90 lo derribó para reconstruirlo como estaba el los planos originales.

Colección GVA.
El 25 de octubre de 1956, la Dirección General de Puertos concede autorización para ocupar los terrenos de la Junta de Obras del Puerto y construcción de una escuela, dando un plazo máximo de dos años para su terminación. El 18 de octubre de 1960 el nuevo edificio de Flechas Navales fue entregado al Ministerio de la Vivienda, para ser inaugurado por el entonces ministro del Movimiento José Solís Ruiz. El edificio contó con un presupuesto de cinco millones de pesetas. Disponía de un campo de deportes,  un gran comedor, capilla y biblioteca. Se enseñaba, ademas de las asignaturas de cualquier centro, todo lo relacionado con la mar y la navegación, algunos alumnos pasrían a la Escuela de la Armada.

Colección GVA.

Pero en los 60, y al contrario que Barclona con su gran escuela "José Antonio" y su velero o la de Sevilla, en Valencia ya no había tanto interés, matriculándose cada año menos alumnos, y acabó convirtiendose en un instituto conservando el nombre de "Flechas Navales", en él trabajó Juan Ribó Canut como profesor de física y química. Más tarde cuando se realizaron los cambios de nombre se le denominó Instituto de Bachillerato "Distrito Marítimo".

En el 2007 para la reforma urbanística de la zona y la proximidad de la pista del circuito urbano de fórmula 1 de decide su derribo.

2007 y 2008

lunes, 14 de agosto de 2017

Granotes

Es difícil imaginar que en pleno centro de Valencia estuviese ocupado por grandes charcas de ranas. En el plano del padre Tomás Vicente Tosca (1704) podemos ver una calle con el nombre de Granotes, que se inicia en la calle de las Barcas y termina en la calle Alpont.


La fundación de Valencia se inicia en una isla creada por dos brazos del rio Turia, en zona elevada donde los romanos ubicaron la nueva ciudad.

 Plano de Nicolás Primitiu, donde A sería la plaza de la Virgen.

El segundo brazo del río se desviaba desde la actual zona de las torres de Serranos, recorría la calle de Serranos hasta la plaza del Mercado y de aquí a la plaza del Ayuntamiento (desaparecida Bajada de San Francisco) y la calle de las Barcas, girando de nuevo a la búsqueda del Turia por Tetuán. Era la zona que los árabes amurallaron por la paulatina desaparición de dicho brazo del Turia.

El recorrido era descendente, de ahí la conocida Bajada de San Francisco, menos conocido era el desnivel de la calle de las Barcas con el barrio de Pescadores. Durante la riada de 1957 la zona ocupada por la Valencia romana ni sufrió la inundación, al ser la más alta de la ciudad y los sigue siendo.

En el punto donde realicé, la foto se pueden ver los diferentes desniveles desde la plaza del Ayuntamiento hasta Pintor Sorolla.

Obras de urbanización en la zona de la antigua plaza del Teatro, se puede ver el desnivel de la derecha producido por los derribos de la desaparecida calle Timoneda en el barrio de Pescadores. BV.

https://www.google.es/imgres?imgurl=http://i.imgur.com/d2ctqSw.jpg&imgrefurl=http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=1694463&page=384&h=1344&w=1263&tbnid=vvc9U6jKfj5UUM&tbnh=232&tbnw=218&usg=__ugQRwDwoWGlDPxwz7fJWua5Zd4k=&hl=es&docid=P8CdC4nVL9YFyM&itg=1
En esta foto aportada por Tot per l´aire a SkyscraperCity, se puede hacer una idea de la gran cantidad de agua que se podía acumular creando enormes charcas.

Beuter en su Chronica Valenciana situa la puerta de la muralla árabe conocida como Portal de les Granotes: "Encara que apres tantost que lo Rey en Jaume la hagué conquistada feren un portal los Cristians a la Morera, hon avía un charco de aygua que criava moltes Granotes y per ço es diu Portal de les Granotes" sic, La ubicación es en la calle de las Barcas, cerca de la conocida Morera que aún se ve en el plano del Padre Tosca y que tubo su nombre la farmacia, sn el inicio de la calle Transits.

Aunque no lo parezca Valencia no es llana y se puede comprobar desde la plaza de San Luis Beltrán a las calles Angosta del Almudín y la calle del Conde de Olocau.

 Google.

Las diferentes reformas de la calle de las Barcas y los cambios de la antigua calle Granotes hasta la actual Poeta Querol con la construcción de los pretiles que protegían el centro de las inundaciones del río, la desaparición de acequias y la cubierta de las mismas, enterraron la gran charca bajo el teatro Principal, banco de Valencia y del resto de edificios, llevando al olvido el croar del "Carrer de les Granotes"

Plano de 1738 con las dos murallas (1- árabe, 2- medieval) y el círculo con el Portal de les Granotes.

- Antigüedades de Valencia. Fr. Josef Teixidor.


sábado, 1 de julio de 2017

Bodega Agustinet del Grao.

Cuando se cae una espesa capa de pintura acumulada por los años a veces deja al descubierto algún secreto que ocultaba y que pocos o nadie recordaba.

En la calle del Patricio Dionisio Roselló del Grao aparece el una "O" roja en lo que parece una capa de carteles publicitarios y de pintura de varios años.

 

El edificio en su planta baja parecía cerrada desde hace años y se podía observar que en la parte superior había sido invadido por varias familias de palomas que llenaban la malla de protección con un enorme peso de excrementos...


 

La historia del edificio se remonta a la postguerra cuando D. José Agustí abre una bodega de vinos y licores, dicho propietario pronto se lo pasaría a D. Agustín Mocholí y se le conocería como bodega Agustinet. Dicho local no sólo estaría dedicado a la venta de licores sino que, como muchos establecimientos de la época, vendería huevos, café y productos enlatados según la cantidad de dinero.


1957

Quien no recuerda ir comprar con la malla huevera a las bodegas o con una botella para una cantidad de aceite, generalmente era de medio litro, con las botellas de gaseosa o zarza o con un tarro o taza para atún, besugo o anchoas.



La bodega situada en la zona del puerto junto a la conocida Calabuig aumentó la propiedad al adquirir el edificio contiguo.

 Google

Hasta el fallecimiento del propietario en 1990 D, Agustín y al local se le añadiría "Anliguo Agustinet" que terminaría por cerrar para no volver a abrir.


Dando un paseo por la zona aparece en el lateral todo lo que indicada a que se dedicaba el establecimiento, quizá el problema de las aves hizo que apareciese un rótulo que llevaba años oculto.


2017. Colección particular.

Fuentes:

Colección particular.
Biblioteca Valenciana.








jueves, 6 de abril de 2017

La calle de los Ánades.

Cuando se cruza la calle Lauria, desde correos al paseo de Ruzafa, la gente sólo ve unas largas lineas del paso de cebra en el semáforo, la mayoría ni siquiera llega a imaginar lo que existía en un lugar tan céntrico de la ciudad.

https://www.google.es/maps/@39.4690085,-0.3746708,138a,35y,180h/data=!3m1!1e3?hl=es
 Google.

Entre las calles Roger de Lauria, Mossen Femades, Pascual y Genís y el paseo Ruzafa, existe lo que parece un patio de luces entre toda la manzana, se trata del último resquicio que formó junto a su vecino el convento de San Francisco, la calle de los Ánades.

En el plano del padre Tomás Vicente Tosca se puede ver la calle del Puente de los Ánades pero no es la que nos ocupa.

1704. Detalle del Plano.

Si consultamos el grabado de planchas de cobre de Fortea de 1737. se puede apreciar un puente en el lugar que he descrito al inicio, el llamado Puente de los Ánades (P) frente a la calle del mismo nombre (C).


La acequia de Rovella llega desde la calle San Vicente al convento de San Gregorio y tuerce dividiéndose en dos ramales uno que se dirigía a la actual calle D, Juan de Austria y otro que  entraba en el muro del convento de San Francisco por la gran ermita de los Genoveses cruzando el huerto y salía por el este para torcer en dirección a Ruzafa. En la imagen anterior esta señalado en azul una parte de la acequia que salia del huerto y con el nº 80 la ermita.


El puente era lugar de paso de la gente que venía por el portal de Ruzafa para ir en dirección a la plaza del Mercado. Sobre el nombre del puente D. Vicente Boix dice que con ese nombre habían dos puentes, el más antiguo en la puerta de la Cruz de San Francisco frente a la calle de las Barcas.y que el otro puente, que es el más conocido, se halla antes de entrar en la calle Nueva de Pescadores y la del portal de Ruzafa, por debajo discurre la acequia de Rovella y que se abovedó a ambos lados del puente en 1780. El nombre tal vez sea por los ánades que vendían los pescadores y cazadores de la marchal de Ruzafa o que en ella nadaban los "coll-verts" que abundaban en la zona ya que hasta 1356 todo era marchales hasta extramuros.

Al cubrirse la acequia de Rovella, en el lado este del puente, se crea un callizo con los edificios existentes entre las actuales Mossen Femades y Roger de Lauria. Con la acequia tapada empieza a cambiar la fisonomía de la zona.

Callizo de los Ánades.

En mayo de 1831, la Junta de Policía Urbana ordena al Sr. Conde de la Concepción el apuntalamiento de edificio número 16 de la calle del Puente de los Ánades, esquina a calle Nueva de Pescadores y que en el plazo de 30 días proceda al derribo y edificación del edificio. Dicho edificio se puede ver a la derecha tras el árbol junto al puente, en la imagen anterior.

Nuevo edificio de Sr, Conde de la Concepción levantado en 1831, donde se instalará Casa Balanzá en el chaflan izquierdo y que en 1922 realizará obras para ampliar el local.

 1928. Poco después se construiría el nuevo edificio. Foto del libro Edificio Balanza. 2007.

El 15 de septiembre de 1876, por acuerdo la Sección de Estadística del Ayuntamiento queda practicable para el tránsito del público el callizo existente entre la calle Lauria y Mossen Femades y que necesita se le dé nombre, teniendo en cuenta que próximo al citado callizo existió un puente conocido por "Pont dels Anecs" y para que quede como recuerdo y se conserve en la memoria se acuerda que se le ponga el nombre de "Calle de los Ánades" firmando el 20 de septiembre de 1876 por el Alcalde Martínez Gil.
 1882.

En 1882 se realiza la tasación para la nueva alineación de casas de la calle Lauria. Los huertos de Mossen Femades ya iban desapareciendo y con la llegada del tan deseado plan de derribo del barrio de Pescadores y junto con el del convento de San Francisco y posteriormente la antigua estación condenó a la calle de los Ánades a quedar encerrada en una nueva manzana quedando fuera de los callejeros.

 Foto propia.

Por la parte de la derecha, tapada por el chaflan de la antigua Balanza, entraria la acequia por la cafetería Lauria, a los pies habría estado el Puente de los Ánades.

Fuente:

Archivo Histórico Municipal.